El mito de la caverna de Platón: resumen y análisis

Una de las grandes alegorías de la filosofía es El mito de la caverna de Platón. Una obra que ha influido en la forma en que piensan las culturas occidentales. Para entender de manera profunda se tienen que primeramente reconocer los estilos del pensamiento. Los cuales, han dominado tanto en América como en Europa.

Se trata básicamente de la descripción de un relato ficticio. En el cual, se ayuda a comprender el modo en que platón concibe la relación entre el mundo ideológico y el físico. Así como también, interviene la forma en que se mueven por medio de ellos.

Resumen de la obra

El relato comienza cuando platón habla con unos hombres que se encuentran encadenados en lo profundo de una caverna. Están hundidos en una oscuridad total desde que nacieron, y no han podido salir de allí jamás. De hecho no tienen ni siquiera la capacidad de mirar atrás, para comprender de donde nacen esas cadenas.

El mito de la caverna de Platón: resumen y análisis

Estos seres se conforman con mirar la pared de la cueva y con las cadenas completamente aferradas a ellos. A sus espaldas se localiza una hoguera  que le da un poco de iluminación al lugar. Mientras que entre el fuego y los hombres existe un muro, el mismo está equipado por Platón con las artimañas realizadas por los embaucadores y los tramposos.

Del mismo modo, también existen varios hombres que traen consigo algunos objetos que sobresalen por el muro. De tal manera que sus sombras se proyectan por encima de la pared que contemplan los encadenados. En este sentido, estos pueden visualizar los animales, árboles, montañas, personas que vienen y van, entre otros.

Análisis resumido

Aunque se consideran las escenas de El mito de la caverna de Platón como algo estrambóticas, esto no es así, el escritor describe que los hombres encadenados son muy parecidos a los humanos. Debido a que, tanto ellos como nosotros, simplemente nos concentramos en sombras que imitan una realidad superficial y engañosa.

De igual manera, la ficción que proyecta la llama de la hoguera, hace que olviden que toda la vida estuvieron encadenados. Si por algún motivo alguno de ellos decide liberarse, y logra mirar hacia atrás, la realidad simplemente los confundirá. Además, si alguien los obliga a caminar fuera de la caverna. Es casi seguro, que la luz del sol les molestará y querrán regresar nuevamente a su oscuridad.

Como podemos notar, El mito de la caverna de Platón reúne diversas ideas comunes de la filosofía existente. Por ejemplo, la existencia de la verdad existe aun cuando los seres humanos no lo reconozcan. En ese sentido, la presencia de los engaños produce que permanezcan lejos de la realidad. Ya que una vez que se conocen los sucesos, no se puede dar marcha atrás.

Fases de El mito la caverna de Platón

Este mito es muy parecido a la vida misma. Por ende, a continuación las características que lo hacen similares al transcurrir humano.

Las mentiras y los engaños

Se trata de los engaños que suelen aparecer por la voluntad de querer mantener a los demás sin información. Así como también, se refiere a la falta de progreso filosófico y científico. Las cuales, encarnan en las sombras que se vislumbran en las paredes de la caverna.

Para las perspectivas de Platón, este engaño no influye en el fruto de las intenciones, ya que nace de la verdad material, que pertenece al reflejo de la realidad y al universo de las ideas.

Este filósofo griego explica que las mentiras impactan en la vida de los humanos. Se compone de lo que es evidente desde una perspectiva bastante superficial. Si no se tienen motivo para hacer cuestionamientos, no se hacen y simplemente prevalece la falsedad.

El acto de liberación

Cuando las cadenas son liberadas, son hechos de rebeldía, que muchos conocen como cambios de paradigmas o revoluciones. No obstante, no es fácil la revelación, ya que la dinámica social avanzaría en un sentido opuesto.

Este caso no se considera una revolución social, por el contrario se trata de algo personal e individual. La liberación deja en manifiesto que muchas creencias son interiorizadas. Este hecho casi siempre llena a las personas de ansiedades e incertidumbres.

Para lograr que estos sentimientos se esfumen es necesario que se avance para poder ir descubriendo nuevos conocimientos. Según Platón, no es posible que alguien permanezca sin hacer nada.

Ascensión

Se refiere a un proceso incómodo y algo difícil que implicaría que se desprenda de creencias arraigadas en el ser. Por consiguiente, se trata de un cambio psicológico plasmado en la apertura la realidad y en la renuncia de viejas certezas. Para Platón es el fundamento de lo que en realidad existió, tanto a su alrededor como en los demás.

El conocimiento sensible

Con relación al universo sensible, es un mundo en donde los cambios aparecen de manera constante. Por ello, es casi imposible que este pueda ser el origen de una cultura en un sentido netamente universal. Asimismo, se trata de un lugar que proporciona conocimientos que se basan en imágenes, apariencias y objetos físicos.

Todos estos aspectos logran que las experiencias no sean individualistas. Los objetos visibles proporcionan más que un entendimiento una realidad que se basa en la doxa u opiniones. En fin, se trataría de un discernimiento completamente subjetivo.

Partes del conocimiento de Platón

Este filósofo considera que el conocimiento se agrupa en dos partes que son: las creencias y las conjeturas. En este sentido, se mencionan a continuación:

La eikasía o conjetura

Está basada en la suposición o en la imaginación, en donde las imágenes son trasmitidas con una calidad fugaz. Además, allí se encuentran presente las realidades tangibles.

En El mito de la caverna de Platón, este sugiere que las sombras, los reflejos u otras imágenes ofrezcan conocimientos inmediatos. Es decir, que se tiene que dar forma a las convicciones y perspectivas relacionadas con el mundo. Sin embargo, dicha información es muy poca y no da a conocer las esencias de ciertas cosas.

La pistis o creencias

Se trata de la observación, en donde los objetos son los materiales presentes en la realidad visible. Asimismo, la naturaleza que la caracteriza es transitoria y los objetos son corruptibles y cambiantes. Aunque esta no es tan fugaz como sucede en el caso de la conjetura. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.